El Blog de la Creativa | DESMONTANDO “WHIPLASH”: Profesores de batería rebaten 10 mitos de la película
La actualidad del panorama musical desde la visión de la Escuela de Música Creativa, centro de referencia con más de 30 años en la vanguardia de la enseñanza de la música moderna.
estudiar música, conservatorio, jazz, rock, solfeo
1666
post-template-default,single,single-post,postid-1666,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Profesores de batería rebaten 10 mitos de la película Whiplash

DESMONTANDO “WHIPLASH”: Profesores de batería rebaten 10 mitos de la película

La película “Whiplash” ha triunfado en las nominaciones a los Oscar 2015 (entre ellas, a mejor película) pero, sobre todo, ha revolucionado a alumnos y profesores de música.

Como ya sucedió con otras películas que abordan el exigente mundo de los que pretenden ser profesionales de las disciplinas artísticas, a menudo vemos cómo la vocación se transforma en pasión enfermiza y el interés de la trama se centra en el dolor que provoca el esfuerzo y la ansiedad que genera la competitividad. “Cisne Negro”, aclamada por crítica y público y galardonada con un Oscar, es quizá el ejemplo más reciente.

En este caso, el protagonista de la historia es Andrew, un joven y ambicioso baterista de jazz que estudia en un prestigioso conservatorio de música de la costa Este de Estados Unidos y cuyo sueño es tocar como Buddy Rich.

 

Terence Fletcher, un profesor conocido tanto por su talento como por sus rigurosos métodos de enseñanza, dirige la mejor big band del conservatorio. Cuando Fletcher elige a Andrew para formar parte del conjunto musical que dirige, cambia para siempre la vida del joven.

 

El propio director de la película, Damien Chazelle, tuvo en su adolescencia el mismo sueño que Andrew.. y la mala suerte de toparse con un profesor tremendamente ortodoxo, inclemente y casi despiadado que le marcó de por vida. De ahí sacó este joven de 30 años el germen de una historia que no ha dejado indiferentes a los profesores de batería de la Escuela de Música Creativa de Madrid.

Aunque muchos de ellos valoran la banda sonora, el montaje y la interpretación de los protagonistas, en general están de acuerdo con demoledoras críticas como las del New Yorker o, en nuestro país, la revista Tomajazz, que apuntan que “la idea del jazz del filme es una caricatura grotesca y ridícula” y que “es un trabajo que no honra ni al cine ni al jazz”. De hecho, muchos de estos profesores fueron incapaces de terminar de ver la película, y sólo lo hicieron finalmente porque se lo sugirieron sus alumnos.

A riesgo de hacer algún spoiler (avisados estáis), los profesores de batería rebaten los 10 mitos en los que cae “Whiplash”.

1- La música al más alto nivel está reñida con el disfrute

En la película vemos continuamente cómo sufre Andrew. “Es una pena que en la película se deje de lado el objetivo más importante de la música, que es el disfrute, la comunicación y el esfuerzo por y con gusto“, argumenta el profesor Raúl Martínez Aceña.

Profesores de bateria rebaten 10 mitos de la película Whiplash

 

2- Para ser el mejor hay que tocar siempre en solitario

Andrew no hace más que sudar (y sangrar) encerrado en su aula. Apenas habla con nadie y sólo toca con otros en los escasos ensayos junto al resto de la big band.

Pero eso está muy lejos de la realidad, según Carlos Carli: “Tocar en grupo supone un extra de motivación para cualquier alumno y es beneficioso en todos los sentidos, puesto que refuerza el componente social y comunicativo de la música y además te ayuda a mejorar como profesional”.

 

3- Un virtuoso es aquél que consigue tocar muy rápido

En una de las escenas más tensas de la película, Fletcher pide a Andrew que toque en un ritmo de doble swing y este sufre porque no consigue entrar en tiempo. Este detalle transmite al espectador la idea de que el músico excepcional es el que es capaz de reproducir más notas por segundo, en un vertiginoso éxtasis.

“Un músico no es simplemente un robot programado para dar notas”, rebate Raúl Martínez Aceña.  Es más, apunta Marcelo Gueblón: “Cuando uno toca ritmos más lentos, se nota mucho más si entras a destiempo y es imposible disimular los errores”.

 

4- Si quieres dedicarte a la música, el resto de músicos son competencia. Olvídate de hacer amigos

Durante una cena en casa, un familiar de Andrew le pregunta si tiene algún amigo, ante lo que este responde que no, “no creo que lo necesite”.

“Todos vemos la competitividad que se vive en nuestro mundo y, especialmente, en la música: pruebas oposiciones.. La película muestra una cara enfermiza de todos esos valores. Cero de expresión y comunicación, una superación que se convierte en obsesión.. En definitiva, una lucha de egos”, apunta Raúl Martínez Aceña.

 

5- La fama cuesta sangre, sudor y lágrimas

Al fin y al cabo, “Whiplash”, aunque independiente y relativamente poco comercial, sigue llevando el sello de Hollywood, y eso se nota en los detalles más escabrosos como la sangre por doquier. “Después de tocar muchas horas, es posible que te salga algún callo, pero nunca sangre, y menos en la zona de la mano que muestra la película”, señala Marcelo Gueblón.

Profesores de batería rebaten 10 mitos de la película Whiplash

El sudor, en cambio, consigue pasar la prueba de verificación de los profesionales: “Sí creo que para tocar bien un instrumento hay que dedicarle muchas horas y es lo único cierto de la peli”. Las lágrimas, desgraciadamente también. “Cuando estaba en Berklee, alguna vez salí de clase llorando, pero nunca por haber sufrido humillaciones o maltrato por parte de mi profesor, sino porque no estaba contento con mi trabajo”, concluye Marcelo.

 

6- “La letra, con sangre entra”

Hay quien ha apuntado el parecido entre el profesor Fletcher y el sargento mayor Hartman de la película “La Chaqueta Metálica”. Pero ningún profesor de batería de la Escuela de Música Creativa implantaría esta metodología ni loco.  

Quique Villafañe apunta que “en casos excepcionales, te puedes encontrar con maestros que consiguen buenos resultados utilizando métodos deplorables. Pero para mí, el mejor maestro es el que, además de enseñar bien, es querido y respetado por sus alumnos”.

“No creo que nadie pueda pensar que describe una situación habitual en la educación del jazz. Es sólo eso, una historia de terror“, concluye Javier Íñigo.

Profesores de batería rebaten 10 mitos de Whiplash

 

7- Charlie Parker no era nadie hasta que “Papa” Jo Jones le tiró un plato de batería a la cabeza

“Whiplash” se basa en una anécdota sobre el músico Charlie Parker, según la cual, un día durante un concierto, lo hizo tan mal que “Papa” Jo Jones no vio otra opción que tirarle un plato de batería a la cabeza para que dejara de tocar. La leyenda dice que ese fue el punto de inflexión a partir del cual Charlie Parker llegó a ser el mejor. El periodista Richard Brody cuenta que esa historia fue bien distinta y que Jones en realidad tiró el platillo al suelo para llamarle la atención.

“La película se basa en las fuertes personalidades de Buddy Rich y Papa Jo Jones, dos bateristas geniales pero con mucha mala leche”, señala Quique Villafañe. “No es cierto que, de un día para otro, Charlie Parker pasase de tocar fatal a ser toda una leyenda. Mejoró a partir de ese episodio, pero ya tocaba muy muy bien”, concluye Marcelo Gueblón.

Profesores de batería rebaten 10 mitos de la película "Whiplash"

 

8- Si no eres tan bueno como Charlie Parker, no vale la pena ser músico

En una escena clave de la película, Fletcher argumenta que su único objetivo como profesor es “encontrar al nuevo Charlie Parker” y que, para encontrar el talento, lleva a sus alumnos a situaciones límite. En “Whiplash” se repite la idea de que, si no triunfas, te puedes ir despidiendo de la música.

“Para mi lo más importante en una clase es generar un ambiente de confianza, estar cómodos y pasarlo bien haciendo lo que hagamos porque, si conseguimos eso, todo lo demás fluye de manera natural y al ritmo que uno necesite y se ponga”, apunta Raúl Martínez Aceña. “La película es un buen ejemplo de los que no debería existir, ni en la música ni en ningún otro sitio. Lo que no hay que hacer como profesor, como alumno, como compañero”.

 

9- Si estudias música, la gente no te tomará en serio

“Estudias música, pero.. ¿exactamente qué haces?”. A quien quiera dedicarse profesionalmente a la música probablemente no le resultará extraña esta pregunta.

En la misma escena de “Whiplash” de la cena familiar, surge la discusión sobre qué es más profesional, la música o el deporte. “Me sorprendió que se sugiriera la cuestión de que el jazz es algo poco considerado socialmente porque yo estudié en Berklee hace muchos años y entonces esa idea ya no era tan predominante en la sociedad estadounidense. No aquí, donde es cierto que este estigma aún se mantiene”, señala Marcelo Gueblón.

 

10- Si estás centrado en la música no tienes tiempo para novias (o novios)

En la película, Andrew rompe con su chica porque quiere centrar toda su atención en convertirse en el mejor músico y piensa que ella puede ser una distracción.

Todos los profesores niegan la verosimilitud de este supuesto, entre risas. Sobran los comentarios 🙂

Profesores de batería rebaten la película Whiplash

17 Comentarios
  • Juan García

    25 febrero, 2015 at 18:09

    Una americanada.

  • concha san juan

    25 febrero, 2015 at 20:04

    Cuando salí de ver la película tenía el corazón encogido, sentí todo el daño que puede hacer este producto de buena calidad, precisamente en estos momentos que atravesamos de crisis de valores.Porque los mensajes que lanzan esta “americanada” trascienden al del profesor exigente que quiere formar al genio, son una apología del más rancio fascismo,ensalza unos métodos pedagógicos a la búsqueda del ser superior que son caldo de cultivo para repetir la vergonzosa historia europea reciente. Los jóvenes de hoy quizá la hayan estudiado pero no la han vivido.
    Y, bueno, si yo fuera músico me sentiría profundamente ofendida y la montaría buena…

  • Carlos

    27 febrero, 2015 at 10:19

    A mí la película me gustó mucho… Por varias razones:
    1. No podemos olvidar que es ficción, y que el autor utiliza los recursos que necesita para llegar a su objetivo.
    2. El propio autor tiene una experiencia personal que se acerca a lo que cuenta en la película.
    3. A mí no me gusta el profesor, no creo que sea el camino. Me parece que al autor tampoco.
    4. Creo que la conclusión a la que el autor de la película quiere que lleguemos está precisamente expuesta en este artículo, en estas diez reflexiones que acabo de leer. Creo que se puede resumir diciendo que un mal profesor puede provocar una enfermedad grave en sus alumnos, convirtiéndoles en unos desgraciados, o en unos monstruos para toda su vida.
    5. La película tiene trampas que desde un punto de vista profesional se pueden discutir, pero que buscan llevar al público el mensaje que acabo de explicar.
    6. No esperaba menos de una escuela de música como la creativa: sus profesores están en las antípodas del sujeto infame que es el personaje/profesor de este film.
    7. Mi hijo, estudiante de percusión y batería, vio la película conmigo. Creo que la entendió perfectamente: cuando llegamos a casa, estuvo estudiando una hora en su batería sorda, entusiasmado por las piezas de jazz que escuchó, y a continuación llamó a sus amigos para dar una vuelta por ahí con ellos.

    Un saludo.

  • LR

    27 febrero, 2015 at 15:10

    No creo que la película afirme ninguna de esas ideas; es más, me parece que esos profesores llevaron a cabo una mala lectura del filme.

    En primer lugar porque se toma al personaje principal como a un batería más. No hay que llevar al extremo todo lo que se proyecta en una pantalla y generalizarlo, no hay que creerlo a pies juntillas. Lo que el director propone es un personaje obsesionado, no te dice que sea lo común, ni lo más típico, ni lo menos habitual en el mundo de la música. Solo es un batería. Así, los ejemplos 1, 5, 8… recogen ideas que verdaderamente solo son lo que piensa un chaval que no quiere ser buen baterista: quiere ser EL MEJOR baterista del mundo, algo bastante diferente. Lo que no quiere decir que todo músico piense igual.

    Por otra parte, respecto al punto 2., un metraje de dos horas no te puede mostrar todo su entrenamiento. El artista (director) deberá seleccionar lo más evocador para obtener unos fines precisos. Sobre el punto 3., lo mismo (tendrá en cuenta el público hacia el que se dirige, por ejemplo).

    Y en relación a la anécdota, nunca se dijo que una película necesitara ser fiel a la realidad. Para eso se hace historiografía, hombre. Ya desde la “Poética” de Aristóteles se sabe que hay conseguir unidad y verosimilitud, no una copia del mundo. Y todas las corrientes estudiosas de la teoría artística, y en concreto la fílmica, lo sabe y lo acepta.

    En definitiva, necesitaría varios blogs para poder rebatir cada uno de esos puntos y otros tantos más para explicar sus cualidades positivas, pero creo que con lo dicho es perceptible que estos profesores no han sabido (cómo) leer la película en toda su plenitud. Y que conste que habla un batería cinéfilo.

  • Iván

    6 mayo, 2015 at 5:48

    Me acabo de ver la película por segunda vez, porque la primera vez me pareció buena y quería ver si no fue solo impresión, y definitivamente es buena. Buena banda sonora, la actuación de Simmons es impecable, y no tiene nada que ver como se dice en esta pagina con mitos en el mundo de la música. Se trata de una historia ficticia, con personajes ficticios, no dice en ningún momento que Charlie PArker se convirtiera de la noche a la mañana en un musicaso, dice que era muy bueno pero que se equivoco en esa practica y luego de ese error (y con “ayuda” de Jo Jones ) practico mucho y luego de una año de ese evento toco uno de los mejore solos de jazz de la historia.

    Quisiera ver la critica de transformers diciendo que los carros nunca se trasnforman……

    Creo que el mensaje de la película es clarisimo, dale con todo por lo que te gusta no importa las barreras que te encuentres (asi resulten absurdas).

    La ultima escena es completamente inspiradora (y no se puede negar que disfruta tocando ese ultimo solo)

    Yo tuve algunos de ese profesores idiotas así que no esta tan lejos de la realidad eh!

    De un tiempo acá todos son críticos muy duros con las películas, los quisiera ver dirigiendo una….

    Saludos a todos

  • David

    7 mayo, 2015 at 21:04

    Obviamente la película es una película y si pueden realzar mas una historia pues para alante. Dicho esto creo que hay que diferenciar entre dedicarte a algo o ser el mejor en algo. El chico de la peli quiere ser el mejor y para ser el mejor o eres un fanático sin vida o no lo vas a conseguir porque al dia le faltan horas y lo que tu no entrenes alguien lo esta entrenando. Curiosamente y sobre todo en temas artísticos lo mejores suelen ser perros verdes.

  • mich

    10 junio, 2015 at 15:36

    es una pelicula, no un documental, PE LI CU LA… la critica con los Hobbits seria despiadada si creen que todo devbe ser como en la realidad.. una buena pelicula bien contada e inspiradora… chao

  • mariano arias

    23 junio, 2015 at 2:36

    Todos estos comentarios son acertados, la pelicula es fabulosa y hasta mis hijas ahora escuchan jazz. En la musica corren los egos quizas mas en los cantantes que en los musicos, pero cuando se juega en primera los egos son mayusculos y eso tambien muestra la pelicula y los comentarios de estos colegas bateristas con su ego tocado. El mensaje es claro, hay que esforzarse para conseguir un objetvo y poner solo el foco en ese objetivo y si no, no seras el mejor.

  • Antonio

    10 julio, 2015 at 18:55

    Interesantes puntos de vista… si se tratase de un documental estaría de acuerdo, pero recordemos que se trata de una obra de FICCIÓN. De hecho, le rescato por encima de su exageración (casi de hipérbole con la sangre -soy baterista y sé que después de mucha práctica a lo sumo te salen ampollas-, la escena del accidente, etc) el excelente trabajo de edición para el cual Miles Teller (Andrew) tocó la batería en realidad, y en los pasajes más complejos se usaron músicos profesionales. Eso, el mensaje de fondo de la película -superación, yo lo entendí así- y las piezas musicales hacen para mí de Whiplash una buena película.

  • Sofia

    15 septiembre, 2015 at 19:55

    Es una película muy motivadora, vale mucho la pena verla, la parte que más me gusto de Whiplash es el mensaje de jamás darse por vencidos.

  • LEONARDO

    25 septiembre, 2015 at 16:33

    ESTA PELICULA ES SOLO UNA “PELICULA” DONDE HAY MUCHAS MEZCLAS ENTRE FANTASIAS Y REALIDADES. ESTOY ESTUDIANDO SAXOFON ALTO Y SINCERAMENTE ESTA DE PARTE DE UNO MISMO SI AVANZA O NO. LA MUSICA NO ES FACIL Y ME QUITO EL SOMBRERO ANTE MUCHAS PERSONAS QUE TOCAN CON EL ALMA. A MI, DESPUES DE VARIOS AÑOS DE ABANDONO DEL INSTRUMENTO ME ARREPIENTO DE ESOS AÑOS QUE PERDI, PERO CREO QUE ME VI REFLEJADO UN POCO EN EL PROTAGONISTA DE ESTA PELICULA QUE ABANDONO LA MUSICA PERO HABIA ALGO DENTRO DE EL PERSONAJE QUE LE DECIA QUE DEBIA INTENTARLO Y ASI SUCEDIO. MI CASO ES ALGO PARECIDO, ABANDONE POR MUCHOS AÑOS Y AQUI ESTOY TRATANDO, INTENTANDO ESTUDIAR EL SAXOFON. SE QUE NO ES FACIL PERO AQUI VOY POCO A POCO. CON RESPECTO AL PROFESOR EN LA PELICULA PUES LO VI MUY EXAGERADO PUESTO QUE NADIE HOY EN DIA SE DEJA HUMILLAR DE ESA MANERA. PROFESORES HAY MUCHOS Y MUY BUENOS. MI PRIMERA PROFESORA (PAULINA) ERA BRAVA Y EXIGIA MUCHA DISCIPLINA PERO APRENDI MUCHO DE ELLA Y GRACIAS A ELLA FUE QUE ME INICIE CUANDO JOVEN CON EL SAXOFON Y HOY EN DIA TENGO UN PROFESOR QUE ES MUY SUMAMENTE PACIENTE CONMIGO, GRACIAS (CESAR). ESTA PELICULA ES MUY MOTIVADORA Y ME HIZO REACCIONAR Y TOMAR UN NUEVO RUMBO EN MI VIDA. ESPERO NO DECAER NI RENDIRME CON LA MUSICA MAS NUNCA Y OJALA YO LLEGUE A ENTRAR EN ALGUN GRUPO DE MUSICA BAILABLE QUE ES LO QUE MAS DECEO. SE QUE ME FALTA MUCHO PERO AQUI VOY POCO A POCO. FELICITO Y APLAUDO A LOS QUE HICIERON ESTA PELICULA. GRACIAS A TODOS POR LEER MI COMENTARIO ALGO MAS QUE PERSONAL

  • Cualquiera

    7 octubre, 2015 at 20:03

    No me parece que sean razones para calificar como mala la película, no veo razones para que la película tenga que ser una representación exacta de cómo debe ser la música. La película no es sobre cualquier músico, es sobre una obsesión enfermiza por ser el mejor de un muchacho que puede que no esté muy bien de la cabeza (prefiere ir a tocar después de tener un accidente de tránsito antes que dejar tocar a su compañero), ya de por sí muestran que él no tenía muchos amigos antes de que comenzara a tocar en la banda. La mayoría de los puntos aquí no son realmente problemas de la música, sino problemas de un profesor y un alumno que llevan la música a un punto enfermizo.
    Y por supuesto que la música es menos respetada que otras carreras, lamentablemente es una realidad. Los que amamos la música sabemos que es una profesión difícil que merece el mérito de cualquier otra, pero no todos lo ven así.

    Y del asunto de la sangre, sí se puede sangrar, muchos bateristas lo hacen pero no es por practicar mucho sino golpes con el instrumento, con el platillo, con la tarola, etc, o hasta por mala técnica (aunque no como muestra la película)

  • ruben

    10 octubre, 2015 at 7:32

    Es ficción, y como tal cumple su objetivo, entretener. Las actuaciones son impecables, me sorprendió mucho como toca Miles Teller la batería. En el arte y en el éxito no hay reglas fijas. Los grandes, aunque tomen clases o se “inspiren” viendo o tocando con otros, hacen sus propias reglas. Soy músico desde los 5 años, toco la guitarra, compongo desde adolescente y canto desde que nací. Tuve muy poca instrucción de profesores (casi ninguna diria) porque nací con el don. Dirijo bandas desde adolescente y ahora una real orquesta de ska y creo que la música debe ser disfrutada tanto por el ejecutante como por el escucha, esa es la única forma de transmitir algo. Sinó es como escuchar a un dj haciendo música electrónia, si, suena lindo, pero no trasciende mas allá de los oídos. La película es muy buena y entretenida.

  • Trap

    7 junio, 2018 at 16:21

    Un gran artículo sobre la música, me ha gustado mucho y lo recomiendo.
    Muchas gracias y un saludo cordial.

  • Sandra

    3 septiembre, 2018 at 11:00

    No esperaba menos de algo así, me ha gustado que me ha dejado con ganas de más!

  • Francisco

    16 septiembre, 2018 at 10:42

    Vale, entonces la música puede ser sentimiento pero el cine no, el jazz es libertad pero el cine tiene que ser lo más rígido posible para que quien es todo un experto en música pero no tiene las más mínimas nociones del séptimo arte, se las pueda dar de erudito ofendido.
    Pues no, no han entendido nada, pueden empezar por leer el excelente comentario de LR, porque a mí me da pereza empezar a explicar algo que no debería ser necesario.

  • Jorge Anden

    24 septiembre, 2018 at 17:59

    Primero, no hay ningun mito que rebatir, es una pelicula, se utilizan elementos para contar x cosa y nadie plantea mitos de ningun tipo.
    “profesores rebaten 10 mitos” es el recurso mas pobre, lavado, y de una correccion politica vacia y esteril que ni merece ser leida. Llegue hasta la 7 y me aburri.
    Wiplash no es ni a km de distancia todo lo que plantean estos profesores de poca monta que no entienden nada del lenguaje del cine.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.