El Blog de la Creativa | 10 bailes de película que siempre has querido imitar
La actualidad del panorama musical desde la visión de Música Creativa, centro de referencia con más de 30 años en la vanguardia de la enseñanza de la música moderna.
estudiar música, conservatorio, jazz, rock, solfeo
1861
post-template-default,single,single-post,postid-1861,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

10 bailes de película que siempre has querido imitar

Que levante la mano (o esboce una sonrisita cómplice) quien, estando en casa (preferiblemente en ropa interior) y, sintiéndose protegido por la ausencia de miradas indiscretas, se haya marcado un bailecito desaforado al estilo del de Tom Cruise en la película Risky Business.

Risky_Business

La práctica de este peculiar ejercicio está tan extendida que no creemos necesario enumerar sus múltiples beneficios, más allá de liberar tensión, sentar estupendamente al sistema cardiovascular y los músculos o subir la autoestima.

Ahora bien, ¿de dónde sacamos la inspiración para estos bailes?

Aunque siempre es más recomendable desarrollar nuestra propia creatividad, muchas veces lo que queremos es jugar a sentirnos protagonistas de esas maravillosas películas con coreografías inolvidables que llevamos años disfrutando desde el sofá.

Así que aquí te proponemos un Top 10 de las coreografías de cine que en algún momento podrías atreverte a bailar solo o acompañado.

10. Footloose

Esta película de 1984, protagonizada por Kevin Bacon, impulsó el formato de cine sobre adolescentes dirigido a adolescentes. Pero además fue todo un canto a la libertad y a la exaltación del binomio música-juventud que cosechó buenos frutos en taquilla. Tanto es así que ha inspirado un musical en Broadway y un remake en 2011.

Su pegadiza banda sonora (con dos nominaciones a los Oscar a mejor canción) y la escena del último baile son la culminación a un drama romántico genuinamente teen.

 

9. Esencia de Mujer

Muchos descubrimos a Astor Piazzola, o incluso el género del tango, con esta famosa escena protagonizada por un ciego a la par que irresistible Al Pacino (que, por cierto, se llevó el Oscar a mejor actor).

Desde entonces, la melodía del tango Por una cabeza y la coreografía de esta escena de Esencia de Mujer han sido la guinda perfecta para sorprender a los invitados en infinidad de bodas como ésta.

 

8. Cantando bajo la lluvia

Gran parte del éxito de este clásico de los musicales, que se estrenó en 1952, se debe a sus escenas de baile. Especialmente memorable es ésta, protagonizada por Gene Kelly bajo la lluvia, que da nombre a la película.

Hay mucha rumorología en torno a esta escena, que al parecer no estaba en el guión original. Por ejemplo, se cuenta que durante su rodaje, Gene Kelly estaba con 39 grados de fiebre y que, por ese motivo, la canción se rodó en una sola toma. Otro mito es que la lluvia se consiguió mezclando agua y leche, con el fin de conseguir un mayor efecto visual en la cámara.

Sea como fuere, es una de las escenas más famosas de la historia del cine y el sueño de todo bailarín de claqué.

 

7. Fiebre del sábado noche

Esta película de 1977 tenía todos los ingredientes para convertirse en cinta de culto: una poderosa banda sonora basada en el estilo disco, con presencia de grupos como los Bee Gees, una estética rompedora y abundante en plataformas y pantalones de campana, y la presencia de John Travolta como bailarín en uno de sus papeles más memorables: el del joven neoyorquino de origen italiano Tony Manero. Al parecer, el actor tuvo que adelgazar y preparar durante nueve meses las coreografías de la película.

Aunque al pensar en Fiebre del Sábado Noche automáticamente nos viene a la cabeza el tema Stayin’ Alive, en este ranking nos quedamos con la coreografía en pareja de More than a Woman por su belleza y complejidad.

 

6. Pulp Fiction

Diecisiete años después, John Travolta volvía con otro personaje para el recuerdo: el del mafioso Vincent Vega, al que su jefe encarga la encomiable tarea de entretener a su esposa Mia (Uma Thurman). La escena rockabilly del baile de Vicent y Mia al ritmo de You never can tell de Chuck Berry es una de las escenas más imitadas en la cultura popular (¿quién no ha hecho alguna vez ese movimiento de las manos descubriendo los ojos y haciendo de antifaz en forma de uve?).

Al parecer, las referencias de Tarantino para esta coreografía provienen de la corriente francesa de la Nouvelle Vague, pero también de la película de Disney Los Aristogatos (WTF??)

 

5. Flashdance

Todo un icono de los ochenta que acaba de cumplir 30 años, en el que lo más reseñable es la música (ganó el Oscar a mejor canción original por What a feeling, de Irene Cara) y, por supuesto, las coreografías de Maniac o la de esta escena final, en la que la protagonista realiza la prueba para entrar en una prestigiosa escuela de danza.

Una curiosidad maligna: para los pasos de baile más complicados se utilizó una doble. Así que el cuerpazo sudado que luce Jennifer Beals muchas veces es en realidad el de la bailarina Marine Jahan, aunque el nombre de esta última no aparece en los créditos.

 

4. West Side Story

Las bandas rivales de los Jets y los Sharks se enfrentan en este Mambo en el Gimnasio, una de las coreografías más emblemáticas de West Side Story. Con música de Leonard Bernstein y una adaptación contemporánea de Romeo y Julieta, el éxito estaba asegurado.

Sin embargo, en la elección del responsable de las coreografías no se la quisieron jugar y apostaron sobre seguro: Jerome Robbins, bailarín, coreógrafo y director que compaginó su trabajo en compañías de ballet clásico conocidísimas, como el American Ballet Theatre y el New York City Ballet, con musicales en Broadway.

 

3. Slumdog Millionaire

Si en 2008 esta película se convirtió en un fenómeno imparable, buena parte del mérito es de su música. Tanto la banda sonora como el tema de esta famosa escena (Jai Ho) ganaron sendos Oscar.

A quien ve la película no se le escapa esta eléctrica escena final al más puro estilo de Bollywood, que desde entonces ha sido imitada en todo tipo de celebraciones, programas de televisión (A Bailar, El Hormiguero) y ha llenado la red de vídeos que explican cómo seguir la coreografía paso a paso.

 

2. Grease

Grease es a los musicales lo que es el queso a la comida italiana: tan imprescindible que, si no existiera, habría que inventarla.

Dejando a un lado el hecho de que los protagonistas, en teoría adolescentes, estuvieran encarnados por actores ya bien entrados en la veintena (el conocido síndrome Al Salir de Clase), esta película de 1978 lo tiene absolutamente todo: amor, comedia, drama y acción, que consiguen engarzarse sutilmente gracias al papel que juegan la música y baile, protagonistas indiscutibles de la cinta.

grease

Aunque son muy destacables las escenas de Summer Nights, Grease Lightning o la del concurso de baile en el instituto, nos quedamos con este apoteósico final (al menos, en términos de baile), marcado por el ritmo de las canciones You’re the One That I Want y We Go Together.

Y es que, ¿a quién no le habría gustado terminar el instituto ataviado con una chaqueta de los T-Birds o las Pink Ladies y bailando en masa en una feria?

 

1. Dirty Dancing

Antes de centrarnos en la película ganadora de este ranking, no podemos dejar de mencionar otras coreografías merecedoras de admiración. Es el caso del tango de Moulin Rouge, el tango de la cárcel de Chicago o Mein Herr de Cabaret. Todas ellas son escenas vibrantes, con bailes apasionados que nos han puesto la piel de gallina o nos han dejado con la boca abierta por su técnica y su fuerza expresiva.

Sin embargo, la película ganadora no puede ser otra que Dirty Dancing. Y no solamente porque escuchar eso de «Nunca dejaré que nadie te arrincone» de los labios de Johnny (Patrick Swayze) y que se te pongan los pelos como escarpias es todo uno.

Dirty Dancing tiene algo único y es que consigue transmitir la pasión por el bailesus beneficios sobre quien lo practica (incluso en la mejora de la autoestima, como vemos en Baby, la protagonista), y el esfuerzo y disciplina que todos necesitamos para mejorar.

dirty_dancing

Como ocurre con Grease, la película tiene otras coreografías míticas que también podrían haber figurado en esta lista (por ejemplo Love is Strange, con ese memorable diálogo «-Sylvia!, -Yes, Mickey..»), pero el impacto del baile de la ganadora del Oscar (I’ve Had) The Time of my Life en el imaginario popular ha sido tal que hasta posteriores películas lo han utilizado como recurso (como en esta escena de Los Seductores).

Y para finalizar, un par de curiosidades que seguro que no sabías sobre el salto más famoso de la historia del cine:

1. El lago en el que rodaron la escena del ensayo del salto estaba a 4º C, por lo que no se pudieron incluir primeros planos, ya que los protagonistas tenían los labios azules.

2. Aunque Jennifer Grey y Patrick Swayze hicieron este salto en su primera audición, a ella le daba tanto miedo que no se atrevió a hacerlo hasta el momento en que se vio obligada a grabar la escena. Así que su primer intento fue delante de las cámaras.

 

 

¿Bailas? Explora tu creatividad con las nuevas Escuelas de Danza Creativa

 

1Comentario
  • Melanie

    9 agosto, 2018 at 7:06

    Me ha gustado este texto y nunca había estudiado una opinión como esta sobre el tema, impresionante !
    Enhorabuena

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.