El Blog de la Creativa | Mahou 2017: ¿un anuncio pagado con botellines de cerveza?
Lo que seguro que parecía una brillante idea en la mente de un publicista se ha transformado en un despropósito que no hace sino empeorar la degradación de la música como profesión.
Mahou cinco estrellas, anuncio, músicos, botellines de cerveza, los desleales
2752
post-template-default,single,single-post,postid-2752,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Anuncio Mahou 5 estrellas 2017

Mahou 2017: ¿un anuncio pagado con botellines de cerveza?

Lo que seguro que parecía una brillante idea en la mente de un publicista se ha transformado en un despropósito que no hace sino empeorar la degradación de la música como profesión. Sí, hablamos del último y polémico anuncio de Mahou, basado en la supuesta anécdota de un grupo que aceptó tocar en un concierto a cambio de 6.000 botellines de cerveza.

Mahou tradicionalmente se ha posicionado como una marca que apoya la música, incluso a través de la colaboración en sus anuncios de músicos conocidos como Loquillo, Leiva, Cristina Rosenvinge, Zahara, Iván Ferreiro o Alaska. Por ello, llama la atención el patinazo de este último anuncio que, más que despertar nuestro lado más tierno, lo que ha hecho ha sido indignar a todo el colectivo de músicos, que bastantes problemas tienen para desempeñar su profesión de un modo digno. De hecho, el concepto del anuncio es tan ofensivo que más bien parece que fueron los creativos de la agencia publicitaria El Ruso de Rocky los que se bebieron los 6.000 botellines de cerveza antes de concebir esa gran idea.

Una cosa es cierta: todo el mundo conoce casos de músicos que tocan a cambio de consumiciones, o incluso a cambio de visibilidad. Según la última encuesta de población activa (EPA), sólo el 8% de los artistas/músicos en España puede vivir de su profesión. Es uno de los numerosos problemas de un colectivo tradicionalmente individualista, el de los músicos, que ni siquiera cuenta con un sindicato en condiciones. Por eso, el nombre del grupo de música del anuncio, Los desleales, no puede ser más acertado: son los primeros desleales a su profesión cuando aceptan tocar sin una retribución determinada, como cualquier otro colectivo profesional. 

¿O es que alguien se imagina a Loquillo o a Alaska participando en los anuncios de Mahou o dando un concierto a cambio de botellines de cerveza? ¿O a esa agencia de publicidad que ha realizado el anuncio cobrando en especie? 

Como argumenta Carlos Fernández Abril, que se autodefine como un músico indignado, “lo que parece una anécdota tierna y curiosa es la realidad que tenemos que soportar los músicos día tras día en nuestra profesión. Tristemente, la oferta de tocar gratis, o por las consumiciones, es algo que encontramos de manera constante, cuando nuestra profesión conlleva los gastos y la especialización de cualquiera. Hacer de esto #unahistoriadeamorverdadero es una vergüenza para nuestra actividad.”

En Música Creativa siempre hemos defendido la legitimidad de la música como profesión y por ello no podemos estar más de acuerdo con esta petición. Precisamente, el servicio de música para eventos que ofrecemos a otras empresas y que se articula a través de la bolsa de trabajo de alumnos, tiene una condición indispensable: el pago digno a los músicos y el alta en la Seguridad Social, como ocurre en la contratación de cualquier otro servicio.

Que la decisión de dedicarse a la música parta de una vocación artística no significa que uno no pueda ganarse la vida con ello de forma profesional. 

Y solo si los propios músicos hacemos valer nuestra profesión conseguiremos dignificar la música. 

admin

No hay comentarios

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.