El Blog de la Creativa | MTV 'Unplugged in New York': el acústico que marcó a una generación
Se cumplen 25 años del legendario concierto acústico de Nirvana en la MTV, que muchos hoy siguen considerando el mejor disco en vivo de todos los tiempos. Aunque fue catapultado al top de ventas mundial tras la muerte de Kurt Cobain (tan solo cinco meses después de la grabación del concierto), se trata de un álbum extraordinario desde el punto de vista musical y la imagen de Cobain en el 'Unplugged', con su chaqueta raída y sus zapatillas Converse, consiguió dejar de ser exclusivo patrimonio del grunge para formar parte del imaginario colectivo de los años 90 y de toda una generación.
estudiar música, conservatorio, jazz, rock, solfeo
3187
post-template-default,single,single-post,postid-3187,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

MTV Unplugged in New York: el acústico que marcó a una generación

Se cumplen 25 años del legendario concierto acústico de Nirvana en la MTV, que muchos hoy siguen considerando el mejor disco en vivo de todos los tiempos. Aunque fue catapultado al top de ventas mundial tras la muerte de Kurt Cobain (tan solo cinco meses después de la grabación del concierto), se trata de un álbum extraordinario desde el punto de vista musical y la imagen de Cobain en el ‘Unplugged’, con su chaqueta raída y sus zapatillas Converse, consiguió dejar de ser exclusivo patrimonio del grunge para formar parte del imaginario colectivo de los años 90 y de toda una generación.

El 18 de noviembre de 1993, los chicos de Nirvana dieron una lección y se arriesgaron. Ya eran mundialmente famosos con sus discos ‘Nevermind’ y ‘In Utero” y, como muchos otros artistas, podrían haber utilizado el formato ‘Unplugged’ de MTV para consagrar sus temas más famosos en versión acústica. Pero lo que hicieron en los estudios Hells Kitchen de Nueva York fue algo bizarro y delicado.

Por un día dejaron atrás el ruido y la furia, demostrando a la crítica que eran capaces de trascender al sonido grunge, probaron nuevos arreglos, con más instrumentos de cuerda y hasta un acordeón que Kris Novoselic interpreta magistralmente en ‘Jesus doesn’t want me for a sunbeam’ y, a través de sus covers, descubrieron a sus fans artistas como The Vaselines, David Bowie, Meat Puppets o Leadbelly.

Viendo hoy el concierto, tan íntimo y tan fúnebre, con un escenario plagado de velas negras, es imposible no acordarse de lo que pasó después. Es imposible no darse cuenta de que no asistíamos al comienzo de un nuevo capítulo del grupo, sino a su propio final. Por eso precisamente, el ‘Unplugged’ de Nirvana es tan dolorosamente hermoso.

Muerto el hombre, comienza el mito. La macabra paradoja de esta historia reside en el hecho de que Kurt Cobain, al que el éxito generaba un evidente malestar y huía de su papel de ídolo de masas como de la peste, acabó siendo mainstream precisamente gracias a su álbum póstumo

Porque, como apunta Maeve McDermott, “si Kurt Cobain siguiera vivo, el ‘Unplugged in New York’ de Nirvana sería un clásico; pero después de su muerte, se convirtió en inmortal”.

No hay comentarios

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.