El Blog de la Creativa | El sinuoso camino de un baterista en Los Ángeles
La actualidad del panorama musical desde la visión de Música Creativa, centro de referencia con más de 30 años en la vanguardia de la enseñanza de la música moderna.
estudiar música, conservatorio, jazz, rock, solfeo
833
post-template-default,single,single-post,postid-833,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.3,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El sinuoso camino de un baterista en Los Ángeles

Rafael Noriega

Hoy abordamos la historia de vida de uno de los antiguos alumnos de la Escuela de Música Creativa: Rafael Noriega. Este baterista lleva seis años en Los Ángeles, donde se mudó para empezar el superior en actuación musical con especialización en batería (Bachelor degree in music performance, drums) en el MI (Musicians Institute), el referente académico de la costa oeste en Estados Unidos. Allí ha estudiado con grandes profesores, pero también con algunos de los músicos más cotizados de la ciudad. Entre sus colaboraciones recientes destacan grupos y artistas como The Cool Cats, Hanna Pearl o Cristian Castro. Y de todos los estilos, desde rock hasta gospel.

Aunque desde pequeño siempre sintió una magnética fascinación por la batería, no fue hasta los veintidós años cuando empezó a tocar de la mano de Emilio Valdés, hijo y nieto de las míticas leyendas del piano Chucho y Bebo Valdés. Además de enseñarle a desenvolverse con el instrumento, con Emilio también tuvo oportunidad de conocer de primera mano a muchas de las grandes figuras del panorama musical, como Diego el Cigala, Paquito de Rivera, Chavela Vargas, Chucho y Bebo Valdés o Patato.

Y entonces, en ese momento a caballo entre la pasión inicial por el instrumento y la decisión de dedicarse enteramente a ello en su vida profesional, entró en escena la Escuela de Música Creativa, donde Rafael estudió con profesores como Carlos Carli, Yayo Morales, Miguel Ruiz de Elvira, Sergio Ruzafa, Pahola Gutiérrez, etc. Allí fue donde entró en contacto con el mundo del jazz y del flamenco de manera sistemática y empezó a moverse por las jam session de Madrid y a conocer gente. Tras su paso por la C/ Palma, lo tuvo claro: convertirse en músico profesional dejaría de ser solo un sueño para convertirse en realidad.

Hace poco hablaba de su paso por la Creativa en esta entrevista con Mari Trini Giner:

«La Escuela de Música Creativa es una de las mejores cosas que me han pasado como músico. La gente que conocí, el nivel de los profesores… Esta gente sabe lo que se hace y las bases que sentaron en mí, siguen siendo mi biblia. Son gente tremendamente eficiente y cariñosa. A mí siempre me ayudaron, me dieron oportunidades y supieron cómo motivarme. Yo no era una persona fácil por aquél entonces. Me doy cuenta, estando en Estados Unidos, que ese sitio es único, da prioridad a la música y a las cosas lo mejor hechas posible».

Hay dos profesores a los que Rafael recuerda con especial cariño: Sergio Ruzafaver a este señor existir, tocar, escuchar solos y transcribirlos… ha sido una de las experiencias más placenteras, educativas y motivantes de mi vida») y Carlos Carli (he tenido la suerte de estudiar con algunos de los profesores de técnica más importantes del mundo, pero siempre que he intentado interiorizar nuevos métodos o sistemas he acabado teniendo que volver a lo que Carli me enseñó. Él me enseñó a entender el instrumento, el movimiento, cómo ser musical y cuál es mi deber como baterista. En su momento no lo aprecié lo suficiente pero, cuanto más pasan los años, más me doy cuenta de lo que le debo).

«Además, compartir edificio con gente como Adolfo Delgado o Miguel Blanco me hizo feliz. No sé cómo explicarlo. Estar con ellos, hablarles, ir a sus conciertos… ¡increíble! Y qué decir de gente como Pahola Gutiérrez.. tras solo un año de clase vocal con ella, empecé a ser contratado como corista»

Lo que está claro es que, sea cual sea su futuro próximo, estará marcado por el ritmo de la batería: «Hay que entender que la música, en general, es un medio de vida. Hay una razón por la que millones de músicos en todo el mundo están dispuestos a pasar hambre y poder seguir tocando. Los músicos establecemos una relación personal de crecimiento con el instrumento que afecta directamente todos los aspectos de nuestra vida.»

Rafael, desde la que fue y será siempre tu Escuela te deseamos lo mejor en tu aventura estadounidense!

 

1Comentario
  • Mari Trini Giner

    24 febrero, 2013 at 13:45

    La verdad que el chaval está hecho todo un artista. Gracias por hablar de él y gracias por la mención a mi entrevista.
    Un abrazo y a seguir así, con vuestra escuela seguro que salen saliendo nuevos talentos. 🙂

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.